Celeste.

Llevo mucho tiempo tratando de contarle al mundo lo inefable de tu existencia y me resulta bastante complicado, no es que no sepa hacerlo, simplemente es que todo parece demasiado terrenal a tu lado.

Le he dado demasiadas vueltas a este asunto y solamente podría comparar tu existencia con la de una lejana constelación.

Esto es algo que no debería sorprenderte pues estoy seguro de que eres consciente de la luz que emites en cada una de mis noches, sin mencionar tu belleza y el hecho de que eres inalcanzable en múltiples formas.